«Te regalo tiempo, compañía, merienda, ideas, risas, apoyo, creatividad, atención, un trozo de tela, mañas, tertulia,pegamento en las uñas, herramientas imposibles y síndrome de Stendhal aunque no estemos en Florencia. Todo esto en cuatro horas, todo esto de mi para ti reunido en un taller mundano»